13 oct. 2009

Ellos.

- No entiendo porque te pones así, ¡no es para tanto!
- ¡¿Que no es para tanto?! Somos un puto plagio, un maldito plagio de las vidas que no tenemos, de las personas que no somos, de las actitudes que jamás adoptaremos, de todas esas cosas que deseamos ser pero que jamás seremos, ¿no te das cuenta? Todo esto es una mierda, nadie es quien pretende ser, nadie disfruta lo que tiene, vivimos rodeados de publicidad y mentiras que nos hacen creer que debemos aspirar a cosas inalcanzables, nos manipulan para que compremos objetos que creemos útiles en nuestras vidas solo porque ellos lo dicen.
- Pero, ¡¿quiénes son ellos?!
- ¡Eso mismo me pregunto yo! Ellos son una panda de gilipollas que rezan por tener una casa más grande y un coche con más velocidad y mejor estilo. Ellos somos nosotros, que nos arrastramos los unos a los otros haciendo que, de algún modo, todo esto tenga sentido: una jodida paranoia. Vivimos una jodida paranoia sin sentido y, en cambio, yo mismo se que no dejaría mi piso por una casa más pequeña, ni dejaría de ponerme mis trajes porque son buenos... y ese es el verdadero problema, que, por pequeñas gilipolleces, nosotros nos convertimos en ellos. Y nosotros no deberíamos ser ellos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario