15 nov. 2010

Ven a gritar como antes.

He logrado avanzar. Sin tí.
Ha dejado de dolerme.
Y eso que pensaba que no sería capaz.

Pero ahora, cuando de nuevo pasas a estar a mi lado, siento que vuelvo a retroceder. Momentáneamente. Un paso atrás en la distancia. Un flashback convertido en deja vù.
Cada gesto, cada sonrisa, cada canción la vivo en pasado.
No sé explicarlo.
Te tumbas en la cama, junto a mí, apoyando la cabeza sobre mi hombro, y no puedo hacer más que enlazar mis pies a tus piernas, amoldando mi cuerpo al calor del tuyo. Pero hay algo que ha cambiado. Algo en mí. Algo en tí. Algo que hubo una noche en tu casa de Valencia y ahora he perdido. Me lo dejé en un andén de Tribunal, quizás de Sol.
No sé cómo agradecerte todo lo que me has dado, todo lo que me has dejado sentir. No sé describir lo alucinante que ha sido tener la oportunidad de amarte, y la oportunidad de dejar de hacerlo. Porque rezo por no volver a sentirlo jamás.
Lo necesité. Lo necesitabas.
Pero ya está, ya hay PAZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario