10 feb. 2011

Abrazado a la tristeza.

Soledad que te pegas a mi alma,
en la dulce soledad de este campo de otoño.
No hay momentos de sosiego.
Rebeldía pura de amores, sin amores.

Ilusiones puras y puros conformismos,
intentando levantar el espíritu nostálgico
de querer estar contigo, y nunca estarlo.

Volverás de vez en cuando a estas tierras agrietadas,
y verás de nuevo a quien te ama borracho;
borracho de amores y libertades.
Y también de vinos por olvidarte,
borracho...

Y si surgen saludos o palabras
tal vez notes la dureza de mi estilo
queriendo no herirte en nada,
y en mi soledad sólo herirme yo mismo.

Y verás sin duda el resurgir poderoso del guerrero,
sin miedo a leyes ni a nostalgias.
Y lo verás caer una y mil veces y levantarse de nuevo,
con la pura bandera de su raza.

Soledad de amores triste y pura,
soledad de amores... y locura.

Chinato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario