8 feb. 2011

.

No sabía que pudieras doler tanto. Que un "no" de tu boca equivalía a mil "nos" de mi madre. Que la desesperación estaba tan cerca de la felicidad cuando esperaba una respuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario