17 may. 2011

Damn your lies

El deseo de llegar a lo más hondo de tu flaqueza y corromperla. Confundir tu hombría con palabras a las que no te puedas negar. Desenmascararte y dejarte así, desnudo, frágil, desortientado. Ser yo quien manipula esta vez.
¿Es odio ciego o voluntad? Ni siquiera sé cómo justificarme.

1 comentario:

  1. Sigues siendo igual de inocente. Que alguien se quite una mascara no significa que no pueda haber otra debajo.

    Claro que también puede tratarse de un regalo, o de que hayas tenido la suerte de ver un bigfoot en el bosque.

    No te plantees una única realidad.
    De ese modo, la vida es aburrida.

    ResponderEliminar