27 may. 2011

Ripa-rá tu piscina, y tu vida



Pocas veces te digo que te quiero, y fallo al no hacerlo, porque eres de los pocos que siempre están ahí. Supongo que callo mis palabras porque te envidio, tú, que eres feliz, que vives chocando las ruedas del patín contra el suelo, que pierdes la cabeza sea la hora que sea, estés en el estado que estés. Pocas veces te digo que te quiero, y me da rabia, porque contigo las risas están aseguradas, y las movidas parecen menos movidas si propones unos calis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario