21 jun. 2011

Acto de voluntad



Era primavera y dijiste que querías cambiar. Estábamos bajando Gran Vía hacia Plaza de España, y sabía a lo que te referías; estabas hablando de nosotros. Sentías que tu esfuerzo no estaba valiendo de nada y pensaste que lo mejor era alejarnos. Y eso hiciste, entraste en el metro y yo me perdí entre la gente que esperaba en la puerta del teatro. Tiempo más tarde comprendí que no había otra salida para ti que aquella boca de metro, y que yo debía vagabundear por la calle. Ya llegaría el día en el que tocara tu telefonillo y te invitara a salir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario