22 jun. 2011

Fantasmas

...no es nada fácil. Antes no lo era porque estaba
allí sola. Y ahora estoy sola, pero de otra manera.
Como luchando con mis propios fantasmas.
Procurando evitar impaciencias que me vienen en
el momento más inesperado. Como imaginar
que vuelves. Así. Sin más. Y no es fácil saber
que por mucho que lo desee no estarás aquí.
Y no se te encogerá el corazón cuando veas el
color de mi vestido, ni me revolveré como
nerviosa en la butaca, encogiendo los pies
hacia dentro en mis converse nuevas.
No es fácil. Como no es fácil vernos a la cara
y no rememorar pequeñas bromas, frases,
ocurrencias, que de una manera normal
terminarían con tu mano agarrada a la mía.
No es fácil. Y además, dormías cuando he
salido del ensayo, y no te he podido contar
lo bien que han tocado los chicos, ni las copas
que nos hemos tomado más tarde. Ya lo ves.
No es fácil. Y lo llevo, así, como buenamente puedo...

2 comentarios:

  1. No parece fácil,no.
    Pero imagino que esas cosas, aunque sea de viejo, uno se alegra con el tiempo de haberlas vivido.
    Me gusta tu blog.

    ResponderEliminar