15 jun. 2011

Valoraciones

Creo que es bueno que las relaciones se quiebren de vez en cuando, tan solo para saber cuánto merecen la pena y hasta dónde estamos dispuestos a llegar. Es cierto aquello de que no sabes el valor de algo hasta que lo pierdes, pero no tiene por qué ocurrir en todos los casos, no siempre hay que dejar de tener algo para saber apreciarlo.

Quizás, más bien, son las situaciones límite las que realmente nos muestran todo aquello que tenemos, y nuestra capacidad de actuación ante ello, en relación con el precio que les hemos puesto. Sobretodo porque el valor de lo que tenemos varía con el tiempo y depende de la situación. No se trata solo de un tema de prioridades en la vida, no es una lista concreta, sino la graduación de los puntos anotados según el momento en el que uno se encuentra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario