20 ene. 2013

¿qué ha sido de la ontología?

Tal y como decía mi profesor de Metafísica, Angel Luis Gonzalez, "el estudio del ser se ha olvidado de tal manera, que incluso hemos olvidado ese olvido".

He tardado casi dos años en comprender el verdadero significado de aquella frase para darme cuenta de que mi maestro estaba equivocado.

Cada vez que me siento a estudiar Historia de la Filosofía Antigua acabo cayendo en los caminos de la amargura por un motivo bien simple: todos esos "grandes" de las escuelas Jónica e Itálica me parecen ingenuos o, incluso, verdaderos mentecatos.

¿A qué viene eso de los pitagóricos de que el arjé está en los números? ¿Y la fijación de Anaxímenes con el aire? ¿Y esa casi adoración de Heráclito por el fuego? Y, ¿qué me dices del Poema de Parménides?

Entonces es cuando voy corriendo a mi padre y le digo aquello de "estos griegos no parecen tan listos", y él me contesta ese pétreo "es que lo miras con ojos occidentales, Martita".

Y he ahí la respuesta: la física atómica se ha comido a la ontología.

Por eso, quizás, no ha desaparecido el estudio del ser, sino que ha dado un paso tan grande que se ha visto obligado a abandonar la teoría filosófica para empezar su nueva carrera como posibilidad física.

Mi profesor se equivocaba; no hemos olvidado ese estudio, sino que se lo hemos cedido a aquellos que pueden, ahora, abarcarlo.

Si los pensadores antiguos estaban equivocados era sólo porque no tenian los medios para conocer ese mundo imperceptible de partículas atómicas y subatómicas.

¡Ay de nosotros si Aristóteles hubiera tenido un microscopio de efecto túnel!

No hay comentarios:

Publicar un comentario