22 nov. 2010

Señor agente,

soy víctima de un amor fracasado. Soy la pieza clave de este engaño. Le amé. Me ¿amó? Le odio. No me acuse de este intento de asesinato, fue él quien infundó en mí todo este odio. Él es el culpable de esta mentira, de esta rabia que ha nacido. Entiéndalo, fue fácil apretar el gatillo, no tuve más remedio. Lo siento, señor policía, merecía ser suicidado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario