15 oct. 2013

Until you die or it dies in you


don't be like so many writers,
don't be like so many thousands of
people who call themselves writers


Charles Bukowski

1 jun. 2013

La Puentecilla

No debemos regresar a los lugares del pasado cuando hemos dejado de habitarlos. La nostalgia es una peligrosa manera de idealizar el pasado, y es duro encontrarlo derruido o cambiado, aunque solo se trate de un mínimo detalle. Hay que tener cuidado al conservar los recuerdos que albergamos, sobretodo los que residen en lo más hondo de la infancia, en lo más pleno de la juventud.

Pero, aún así, regresamos. Porque tenemos la esperanza de que esos lugares continúen intactos, de la misma manera que los tenemos en la memoria. Regresamos porque necesitamos nuestro pasado para recordar quiénes somos, de dónde venimos. Es una trampa de la mente porque es inevitable que las cosas cambien, así como lo hemos hecho nosotros. Así que regresamos, y encontramos esa tierna casa en la que disfrutamos de las mejores meriendas de cumpleaños, destruida, dejada al mecer del tiempo.

Y durante un instante nos sentimos así, como la casa, rotos, despedazados por el devenir. Pero siempre habrá esperanza.

15 may. 2013

Raw with love



I will remember your small room,
the feel of you,
the light in the window,
your records,
your books,
our morning coffe,
our noons our nights,
our bodies spilled together,
sleeping,
the tiny flowing currents,
immediate and forever,
your leg my leg,
your arm my arm,
your smile and the warmth
of you
who made me laugh
again.

C. Bukowski

9 may. 2013

Come over

Quiero sentir la vida, irme con el dinero como Renton, morir por una canción como en aquel libro de Belen Copegui, hundirme en el solo de Stairway to Heaven, romper con el hábito, con la costumbre. Quiero comerme el mundo y viajar, desafiar a los sentimientos. Quiero sentir rabia y mover mi existencia a otro plano. Quiero correr delante de la policía y sentir que pertenezco a algo, por absurdo que sea. Quiero hacer algo grande.



29 abr. 2013

Born to Die

Va contra todos mis principios musicales que me guste la música de un personaje como Lana del Rey, pero quizás es eso lo que más me atrae de ella: el hecho de haber conseguido captar mi atención incluso siendo tan ¿comercial?, vamos, incluso habiéndome hartado a ver el clip de Video Games en Cuarenta TV.
¿Qué hace de esta moza de 26 años alguien relevante en el mundo actual de las discográficas?
Dos factores bastante sencillos. El primero es que tiene un rango de voz increíble, que va desde el más grave estilo de Johny Cash hasta el más agudo de los agudos de Freddie Mercury. Y juro no estar exagerando, no hay más que escuchar Blue Jeans para demostrar el grave y Off The Races para el agudo.
El otro factor es que se inspira en una época no actual, y eso vende, y mucho. Esa quizás algo fracasada publicidad para H&M nos lo dice todo: a Lana le molan los 50 americanos (por no hablar del guiño a la familia Kennedy en National Anthem).
Y yo me quedo con este último descubrimiento:

26 abr. 2013

Nos tejimos juntos

Por más que me mueva, yo soy de donde estés.

Escuchaba a Calamaro y se reía con los chistes de vascos. Se arrancaba por bulerías al tocar una guitarra con nombre de mujer. Prefería el café sólo y con mucho azúcar. Estudiaba historia y amaba la literatura. Era impaciente pero sentimental, una de esas personas que saben lo que es amar. Me enseñó toda esa música que se trajo de la patria y cantamos Radiohead como si no existiera un mañana. Nos encontramos en una ciudad que no nos pertenecía pero que acabamos por hacer nuestra. Fuimos seres solitarios que se juntaron para salvarse de la nostalgia que produce estar lejos de nuestro Avalon. Configuramos un camino al que poder regresar. Porque las noches son nuestras si acabamos tocando Creep.

Te echo de menos.

18 abr. 2013

La ballena con moraleja



"Nunca me doy cuenta de cuanto me gusta estar en casa hasta después de haber estado rato en otro sitio muy distinto".

Juno