31 mar. 2011

Envy

Escoger el camino de la envidia es una huída fácil ante lo que no somos capaces de aceptar. No está mal siempre que tengamos algo de control sobre nosotros mismos, pero si no somos capaces de mantenernos quietos y cedemos a la rabia, el camino se bifurca en dos sendas aún más tenebrosas. A un lado del ring tenemos el odio, y en la otra esquina, señoras y señores... ¡la idolatración! No apuestes por ninguno de los dos, acabarás perdidendo.

Llévame de vuelta a tu mar

Mi debilidad está en su mirada, constante, atractiva, y en el modo que tiene de quedarse dormido junto a mi sobre esa cama, y mi insomnio siempre presente. ¿Quién tendría sueño a su lado sabiendo que se marchará? El problema con las personas es cuando te acostumbras a ellas, cuando su lunar en la nuca es la perdición, cuando su risa se convierte en la cosa más genial que hayas conocido nunca, cuando necesitas sus palabras para sentirte vivo. El problema con las personas es cuando te acostumbras a ellas, y olvidas que algún día te irás, o se irán. Y por eso tiendo a huir, a largarme antes de que eso ocurra, aunque ya haya ocurrido. Por eso soy siempre yo quien se marcha, quien se aleja, quien abandona la cama cuando siento que la mañana está a punto de comerme. Me levanto y hago café, y escribo, escribo qué he sentido, y cometo el error de no estar en ese colchón, con esa persona, disfrutándola, escuchándola respirar, hundiéndome en el placer que es compartir un sueño denso. Porque ese amanecer descolocado, y el oleaje de las sábanas, y sus manos, son algo que no quisiera perderme nunca y que, sin embargo, ya he perdido. Vuelve, te lo suplico.

30 mar. 2011

Desatender lo nuestro

Espero que siempre tengas una vida sin mí, para que mis obsesiones y mis costumbres no te toquen, para que nunca llegues a darte cuenta de que mis manías son más insoportables de lo que parecen. Una vida para ti, para tu imaginación, para tu libre albedrío. Y así no tener que cargar conmigo, con mis desesperanzas y mis desequilibrios. Y así poder regalarle tu sonrisa a otras personas. Pero también espero que haya una vida conmigo, para que mis sueños y mis locuras te asombren, para que siempre te des cuenta de que me tienes aquí. Una vida para los dos, para nuestra música, para nuestras conversaciones. Y así poder disfrutarnos el uno al otro, con tus manos y tus ojos. Y así tener tu sonrisa siempre que quiera.

Yo aún no me conseguí equilibrar

Cuatromil días después de aquel año obcecado detecto que al fin te dignaste a cumplir con la cita inaudible. Y me alegro. Y me enfado a la vez. Después de estudiar con cuidado este caso ejerciendo a la vez de fiscal y abogado, de juez imparcial, sentencio lo nuestro diciendo que el fallo más grande pasó por guardar solamente los días más gratos, y olvidar los demás. Mirarte de frente, admito en voz alta, que no pocas veces he sido tentado en coger la esperanza y lanzarla sin más a la fosa común, donde yacen los sueños que nos diferencian...

Empaparse

¿Sabes lo que sucede con el alcohol? Que todo parece estar claro durante un instante. Que caminas por la calle, y llueve, y no hay nadie, y cantas, y te mojas, y sientes la vida en estado puro, y todo parece libertad, y las complicaciones se esfuman, y todo parece posible, y la ebriedad te come, y cantas, alto, a voz en grito, cantas para soltarlo todo, para derrochar adrenalina, para envolverte en plenitud. Porque entonces todo parece fácil, nada logra tocarte, no hay nadie que te diga qué está bien y qué está mal. Tan sólo estás tú, con tu ebriedad, con tu voz, con tu sonrisa, con tus verdades, con tus euforias, con tus sentimientos. Y ese amor que se convirtió en tristeza, y esa tristeza que ahora se convierte en rabia, y esa rabia que de pronto parece felicidad; porque a veces el dolor es el único modo de sentirnos vivos. Y es que música y borrachera son una gran combinación. Sobretodo si caminas por la calle, y llueve, y no hay nadie, y cantas, y te mojas, y sientes la vida en estado puro, y todo parece libertad.

24 mar. 2011

¿Quieres mirar la lavadora conmigo?

¿Alguna vez os habéis sentido tan felices... tan, tan felices, que habéis pensado que jamás os sentiríais tan felices...? ¿Vuestra vida ha llegado a una perfección tal que quizás no vale la pena buscar más...? Yo sí que encontré esa felicidad. Fue junto a Cristina, durante aquel amanecer que giraba y olía a detergente. ¿Alguna vez os habéis sentido tan felices... tan, tan felices, que ya no vale la pena vivir más...?


Tu vida en 65 minutos

Rajarás

Lo sé. Lo veo venir como una predicción del tiempo, como el movimiento sísmico antes del terremoto. Puedo sentirlo en la ausencia de señales, en el silencio incómodo al otro lado del teléfono. Rajarás y la decepción será mía, que vivo de sueños e ilusiones.

Lo que un día te hizo daño

Lo supe cuando cruzaste la puerta por ultima vez. Supe que debía dejarlo todo atrás, que el valor de lo nuestro hacía tiempo que ya estaba guardado en la caja que hay sobre la repisa, enterrado en arena. Me di cuenta de que no merecía la pena ese tercio de felicidad por esos otros dos de tristeza.
Así que comencé a vivir.
Sin ti. Sin nosotros.
Sin ataduras ni malos royos.
Sin paranoias ni quebraderos de cabeza.
Reanudé mi existencia como pude.
Y ahora rezo por no volver a sentir nunca ese amor.

23 mar. 2011

Into the wild

Lo único que nos brinda el mar son golpes duros. Y a veces la posibilidad de sentirnos fuertes. Bueno, no sé gran cosa del mar, pero sí sé que aquí es así. Y también sé de lo importante que es en la vida, no necesariamente ser fuerte, sino sentirse fuerte. Medir tu capacidad almenos una vez, hallarte almenos una vez en el estado más primitivo del ser humano. Enfrentarte solo a la piedra ciega y sorda sin nada que te ayude, salvo las manos y la cabeza.

21 mar. 2011

EBRIEDAD, nivel: BASTARDO

- Jess, ¿me harías un MEGA favor...?
- Claro, Martonga jugosa.
- Sácame el vino y la CocaCola

La susodicha abre la nevera, yo la observo desde el salón.

-Vale... ¿Qué vino?
- Pues, el que esté más vacío...
- Ah, guay...

Trajinea un poco y acto seguido saca (muy convencida) una botella de vino medio llena.

- ¿Esta?
- No, no, ¡tú! ¡Es de brick!
- Aah...

Vuelve a abrir la nevera, guarda la botella y saca un brick.

- Jessica.... eso es leche...
- Aaah, ¡joder...!

1999


Donde diablos estés. Por fin me atreví a resumir aquellos años. Cuando era verano... y rompíamos ventanas. Donde diablos estés. Si lo lees. No te lo tomes a mal. Todo está pasado por el filtro del tiempo y mi memoria tramposa. Si te preguntas: "¿Ha conseguido relatarlo?". Observa la cifra y considérate contestado. No incluyo los detalles. Eso únicamente lo sabrás tú, que, en cierta manera, es lo que pretendía. Una broma desde la distancia. 1999. El septiembre que alargamos, las noches que compartimos... aquí y allá... algo definible como un pequeño mundo infranqueable para el resto. Y como un par de tontos, ni siquiera nosotros lo comprendíamos. ¿Cómo podían arraigar el uno en el otro dos seres tan volátiles? Así que ahí se queda todo, y no hay nada más que decir. Hoy iré tarde a dormir. Te informo. Me imagino que sabes que te quiero.

20 mar. 2011

La marea

Me destroza la clásica resaca de trasnoche, esa que desea el sueño pero lo machaca, como pretendiendo mantenerte despierto para no olvidar los datos acumulados. Me corrompe la vuelta a lo pequeño, a lo cotidiano, a lo que escogí que debía ser mío. Me atormenta tardar en regresar al ruido. Sí, el ruido. Las ambulancias, los coches, la gente, los skates, la pasma, las putas, los vendedores ambulantes. Pero, sobretodo, el mar.

16 mar. 2011

Humo

El amor es como liar un cigarrillo. Uno de esos que sabes que van a quedar de puta madre porque has puesto la cantidad justa, has sacado el filtro a tiempo para colocarlo y los dedos se deslizan como nunca mientras lo rulas. Y cuando ya lo tienes bien colocado, cuando pasas la lengua por el papel... la pega está del otro lado.

15 mar. 2011

Te quiero un huevo

No quiere. O no puede. Lo cual, ahora mismo, son más o menos lo mismo. Se avecina el tormento que le proporciona llevar la razón. "No sé ganar, nunca he sabido". Se sabe nacida para perder. Es buena en la batalla de palabras, pero le falta el coraje, le falta el valor que convierte a un bueno orador en un gran persuasor. Es consciente de que el esfuerzo, en el 99% de los casos, es vano e inutil, y no se atreve a defender su posición sólo por ese 1% restante, le cuesta creer que vale la pena. Así que se calla, se traga sus argumentos y permanece inmóvil frente a la parrafada que está a punto de caerle encima.

Lo extraño es que nadie se queda en ese silencio, nadie lo aprecia, nadie intenta mirar más allá de esos ojos verdes que reflejan la pena de el que siempre apagó su defensa. Porque el mundo es cruel, y la gente egoísta, y el lunes le pesa, y el martes parece un infierno, y el miércoles se derrumbará el mundo. Y sólo estaré yo, através de un teléfono, a casi 400 kilómetros de distancia, intentando levantar la peor de las caídas: la esperanza. La esperanza de que todo cambie, de que el fin de semana llegue pronto y no se le haga tarde, y la vida no se le quede corta.

14 mar. 2011

Suerte

Ojalá no tenga que escribir "me hubiera gustado tenerte", sino "fue alucinante tenerte". Ojalá se pueda pasar a la terraza del patio de atrás através de la ventana del salón, y montar una cena en plan verano, en pleno mes de marzo. Ojalá no se nos vaya de las manos.

Rabia en strictly

- A ver, ¡dime algo en italiano!
- Sai? Sempre che mi dicono di dire qualcosa in italiano mi viene questa domanda: perché quando scopriamo que qualcuno parla una lingua che noi non sappiamo li diciamo di parlare in quella lingua? [...] E anche mi viene voglia di spezzare quelli stronzi che quando dici che sei andata tutta la tua vita a una scuola italiana ti dicono, "ah! ma parli l'italiano?". Be, no, se ti pare parlo il russo, stronzo di merda!

13 mar. 2011

(Casi) Linea 1

Me lo prometo cada mañana,
levantarme temprano de la cama,
adecentar por fín el cuarto,
lavar las sábanas,
fregar todos los platos,
empezar con otra vida.

Hacer caso al despertador,
clasificar bien mi música,
comprar algo de comida,
ponerme de lleno con los apuntes,
abrir el libro de Antropología,
ordenar de nuevo mi vida.

http://www.youtube.com/watch?v=DFKryRNVmCs

11 mar. 2011

Darme cuenta de que es posible

Me costaría una barbaridad renunciar a gran parte de mis cosas y, sin embargo, me jode tanto que se valore más lo que se tiene a lo que se es. El mundo materialista es una realidad en la que yo también vivo y de la que no logro escapar. Necesito un viaje hacia algún lugar dónde darme cuenta de que se puede continuar sin todos estos aparatos rodeándome.

10 mar. 2011

Pégate un tiro para sobrevivir



Durante años intenté explicarle a la gente por qué me gustaba KISS, e inevitablemente utilicé expresiones como "muy guay" (cuando tenía 8 años) y "jodidamente increíbles" (cuando tenía 15) y "culturalmente interesantes" (a los 22) y "arquetípicamente esenciales" (a los 29). Ninguna de esas afirmaciones es errónea. Pero tampoco estaba en lo cierto. Esas son las razones de otras personas a las que les gusta KISS y, a decir verdad, nunca me ha importado a quién le gustaba y a quién no. Esas razones no explican por qué me han gustado siempre los KISS. Me gustan porque el mundo tiene sentido cuando pienso en ellos. El arte y el amor son lo mismo: es el proceso de verte a ti mismo en cosas que no eres tú. Es entender lo irracional.


Chuck Klosterman
http://www.youtube.com/watch?v=kNGNLo8K6Fk

8 mar. 2011

Veneno la confusión

La putada es que la mayoría de la gente es cobarde, y formar parte de la minoría valiente puede llegar a ser deprimente. Sobretodo porque eso significa ser el que siempre lo da todo y, por lo tanto, ser el más débil, el más fácil de romper. Quizás lo que nos guía es saber que la recompensa final vale la pena, porque puede con cualquier impedimento.

- Y, ¿qué pasó?
- Lo que siempre pasa: la vida.

7 mar. 2011

Pasó tu pelo y tu lunar

Se esfumaron las noches en tu piso, las llamadas de "te paso a buscar". Se fue el verano y el mar. Se apagaron la emoción y las ganas. Porque si ni yo contigo ni tú conmigo, ¿qué más me da? Pasó tu pelo y tu lunar.

Y aunque siga suspirando por algo que no era cierto,
me lo dicen en los bares, es algo que llevas dentro:
que no dejas que te quieran, solo quieres que te abracen.
(Y publicas que no tuve ni valor para quedarme).

6 mar. 2011

Cosas en común

Llega un domingo en la vida de todo el mundo en el que un se dice a sí mismo: "¿Quién cojones se supone que soy?". Pero es igual, hay preguntas que nunca tendrán respuesta. Eres tú, no hace falta más. Eres la misma persona que anoche estaba de juerga, la misma que se despierta pronto los lunes para ir a clase. Lo que pasa es sólo que la resaca siempre intenta jugártela. No te lo tomes a mal, nos pasa a todos.

5 mar. 2011

ZM, 50 mm

¿Te sacas fotos con una cámara digital, las arreglas con retoques de photoshop y te crees guay...?
Yo tengo una batalla cotidiana con mi analógica.

La misma mierda

Lo único que me consuela de que nunca hayas sido mio es que, de algún modo, yo nunca fui tuya. Es cierto que las relaciones consisten en completarse, no en pertencerse, pero nosotros siempre fuimos un caso dispar. Quién sabe porqué la línea que divide el odio del amor es tan fina. Estrecha, ambigua, traspasable. Quizás todo se basa en eso, en las dos fuerzas más violentas en continua batalla, creando una balanza imposible de equilibrar. Ahora te aborrezco, ahora te adoro. Me haces sentir la persona más feliz del mundo, me reduces a lo más bajo de tu vida. Amor y odio. Orgullo y prejuicio. Siempre la misma mierda.

3 mar. 2011

Revolución

Lo mejor de ponerse límites es cuando los cruzas,
y te sientes libre.

(Referencia a Blanca Juan, porque sus tablones me abren la mente).

2 mar. 2011

Un caso desigual

"No entiendo qué manía tienes por ser diferente" y lo cierto es que yo tampoco lo sabía. Quizás era pequeña y no podía comprenderlo, o quizás, en el fondo, no era una manía, sino una realidad. Ordenar piedras por orden alfabético y el constante estar en otro mundo ya daban pie a un caso de niña peculiar.

Lo curioso es que nunca fui consciente de mis rarezas y desigualdades hasta que no crecí y empecé a decantarme por las cosas menos comunes. ¿Cuántas niñas de 13 años sienten tanta devoción por una colección de vinilos? ¿Cómo es posible que me haga tanta ilusión recibir calcetines por mi cumpleaños? Y las estrellitas de pasta en la sopa, y los bolígrafos de tinta líquida, y pasarme horas embobada mirando el fuego, y fijarme en los detalles más absurdos, y comprar los discos originales, y desenvolver un regalo cuidadosamente por la parte del celo, y el olor a barniz, y el ruido de las lavadoras. Y, por supuesto, que alguien me cuente cosas que no sé.

1 mar. 2011

Black

Es negro, y lo sabe. Y no hay nada más irritante que una persona consciente de su color, sobretodo si se trata de el más oscuro. Los naranjas, los rosas y los verdes son los menos problemáticos, y por eso gran parte de la gente de mi al rededor es de uno de los tres. Pero él es negro, y resulta casi odioso. Es como una tía buena consciente de lo tremenda que está, porque se convierte en inalcanzable, y por mucho que sepas de ella, nunca estará al mismo nivel.