30 nov. 2011

Misread

El abrazo es corto pero intenso. No se detiene el tiempo, no suena nuestra canción, el mundo exterior no desaparece. Nuestra historia ya no funciona como lo hacía antes, y siento que te has quedado con la mejor parte de mí. Si ellos lo hubieran visto, si ellos hubieran estado ahí, entenderían que alguien como yo escogiera ir tan lejos, agarrandome a tu mano y dejándome arrastrar hacia un sentimiento no tan desconocido.
Te beso en la mejilla. Es un beso corto pero intenso, como si intentara resumir todo lo que ronda mi cabeza, todos esos pensamientos deshilados que he ido creando durante estos últimos meses de desapego. No es que ya no te quiera, sino que ya no te puedo querer. Solo eres una memoria abrumadora e incoherente.
Y entonces siento que todo tiene sentido, que todo tuvo sentido.

23 nov. 2011

If only they could see

La primera vez que te ví, sonreías. Caminabas calle abajo. Era un noviembre templado, se acercaba la Navidad. Me crucé contigo por una casualidad tonta, la calle Preciados estaba abarrotada y me ví obligado a entrar en la Fnac por el Carmen. No eras una mujer demasiado guapa, nunca fuiste una de esas personas que te giras a mirar cuando se te cruzan por la calle, pero sonreías, y eso te hacía destacar entre el gentío. Llevabas un abrigo largo, grisáceo, y una bufanda blanca de lana; el pelo suelto. Soñé que sonreías para mí, que, por arte de magia, sabías que te observaba, y quisiste dedicarme un gesto absurdo pero encantador. Un año más tarde descubrí que lo hacías por simple amor a la vida, porque la banda transeúnte tocaba una canción conocida, y acababas de comprar un par de entradas para un concierto que llevabas meses esperando. Quise acercarme, invitarte a un café, "háblame de tu vida", pero me extravié entre la multitud, y te perdí de vista.

22 nov. 2011

Yo sólo soy un vago fumador bohemio

- No estás escribiendo.
- Estoy con mi tren, ¿te gusta...? Lo acabo de comprar.
- Y, ¿desde cuándo no escribís nada?
- Estuve de viaje.
- Quizás ya no tengas nada que decir. Mira, aquí, te marqué varios trabajos posibles.
- No necesito que me busques trabajo, estoy bien así, soy poeta.
- Y, ¿qué oficio es ser poeta? ¿Dónde dice aquí "Se busca poeta: buena remuneración"? Ah-ah.



El Lado Oscuro del Corazón

21 nov. 2011

Sentimentiras

Prometí que te esperaría. No importaba cuánto. A pesar de todo ambos sabíamos que no era un tema de tiempo, sino que tenía más que ver con la concienciación, con el cambio de opinión. El amor había acabado, pero como se dice, donde hubo fuego aún quedan cenizas.
Al principio lo tuve claro, y los días se hicieron eternos en una espera muda, crítica. El recuerdo me acosaba a cada paso: nuestra tormenta de pasión se convertía en una marejada de horror. Pasaron los meses y el olvido entró en juego, la memoria cada vez era menos nítida, me costaba evocar tus gestos, tu mirada, la forma de tu boca, el color de tu pelo. Los meses pasaron a ser años y, cuando quise darme cuenta, la promesa se había convertido en un cliché que dejaba de tener sentido. Me asusté y volví atrás en mis cuadernos, releyendo mis sentimientos. Y comprendí que mi corazón no era para siempre, que todo tiene su fin, ya no podía recitar que si me quedo sin gasolina, me muero. No. Ya no muero más por ti. Pero "tengo mi tristeza siempre ahí, escondida, poniéndose guapa...".

17 nov. 2011

Y, ¿qué?

Dentro de siete mil quinientos noventa millones de años, el sol engullirá la tierra, y me dices que no importa.

Qué importancia tienen las pinturas grabadas en sangre de Altamira, la sordera de Beethoven, el traspié de Maria Antonietta o la rabia de Galileo. "Y, sin embargo, gira". De qué sirvieron las enfermedades de Kafka, el mayo francés o las jeringas en el brazo de Janis Joplin; "Take another piece of my heart now, baby!". Si el destino es arder en la hoguera. La palabra amor, Fiji, la gran pirámide de Keops, las natillas con galleta y canela, Gregor Samsa, la Torre Eiffel, el triángulo de las Bermudas, hasta la Atlántida.

No habrá generación peor que la anterior que nos estudie en libros de texto deshumanizados. No desenterrarán nuestros huesos con una brocha. Nadie juntará las piezas del rompecabezas de nuestra vida. Y será como si yo no hubiera dicho nada.


Rodrigo Rodriguez

Esto no es una historia de amor

Me preguntaste cómo tomaba el café,
me hablaste de amor,
era media tarde.

Decidiste fugarte a Japón,
me pediste que fuera contigo,
"sólo si me dejan fumar".

Escuchamos a los Pixies,
hablamos de Iggy Pop,
te prometí el vinilo de Patti Smith.

Me dijiste su nombre,
me narraste su adiós,
te receté paciencia
y tiempo de reflexión.

Te hice reír por primera vez en meses,
hablamos de tristezas
y soledades
y abandonos.

Me terminé el café
y al irnos no me soltaste la mano.

Nunca fuimos a Japón,
ni nos escapamos a París
ni pisamos Biarriz.
Y nunca nos hizo falta,
el tiempo nos arregló.

Fuimos eternos durante esas tardes,
con nuestras charlas
y mis cigarrillos.

Y ahora compartimos vidas
como dos desconocidos
que se conocen muy bien,
y se llaman de tanto en tanto,
esperando volverse a ver.

Fuimos algo grande.

16 nov. 2011

Nada

Ulimamente entro aqui con la esperanza de ver una nueva entrada, con la esperanza de que alguien, mágicamente, haya entrado y haya escrito por mí... porque yo hace meses que no sé qué decir...

3 nov. 2011

Ayer te vi,

ibas con el pelo mojado.

Te reconocí,
a pesar de lo que has cambiado,
por tu forma de andar
deprisa sin dejar de mirar tus pies
con cara de preocupado.

No consigo entender
porqué me importabas tanto.

Ayer te ví,
en el metro de Noviciado.

Que distinto estás
del recuerdo que has dejado.
El tacto de tu piel
hace tiempo que desapareció
en la oscuridad del pasado.

Ahora sabes que
ya no puedes hacerme daño...


Christina Rosenvige & Nacho Vegas