21 oct. 2011

Sálvame, te lo suplico

Y, ¿si vuelves a estar dañada y ni siquiera me he dado cuenta? ¿Soy tan torpe como para no ser consciente de tu dolor? ¿O será que has triunfado al esconderlo? ¿Por qué tengo esta extraña sensación de que no estamos alejando? ¿Tendrá razón Ana con aquello de que ya no quedan casualidades buenas? ¿Es culpa mía, que las gasté muy pronto? Porque regresa el invierno, y quiero tener la esperanza de que volverán pero, ¿hace cuanto que no nos decimos que nos queremos? Te tengo aqui, pero te extraño. Estás cerca, pero tengo frío. Nos vemos, pero no sé dónde estás. Jamás tuve tanto miedo, tanta angustia, por algo que no ha sucedido. Recupérame, porque sino... me muero.

19 oct. 2011

Jugué una mano perdida

La vida. ¿Qué coño era eso? Entre todo el dolor y la desesperación alguien te dice que te quiere, y parece revelador, aunque puede que no lo sea. ¿Cuántos tipos de te quieros conoces? Prefiero huir descalza y de puntillas a tener que decirlo sin sentirlo, y mira que hay gente que los dice,... y mira que hay gente que cree que los siente. Porque cuando tiras a dar en el blanco, y fallas, todo se quiebra, y es más fácil callarse a reconocer el error. Y cuanto más cuentas la historia, más te la crees. Pero, ¿y si el sentimiento ya no existe? ¿Y si hemos dejado de amar? ¿Es, acaso, el miedo al cambio, a dejar de ser nosotros o, peor, a que los demás dejen de ser como creemos que son, lo que mutila nuestra forma de sentir? Es difícil admitir que todo muere, que quien fue la canción de tu vida ahora tan solo es una ranchera triste, pero, ¿por qué no somos más sinceros? ¿Por qué continuamos admitiendo una falsedad? Tan sólo nos convierte en personas tristes que lloran por afición... Deberíamos saber decir las cosas a tiempo.

14 oct. 2011

Bring me the Horizon

Cuando hablamos de las personas que queremos, pocas veces mencionamos las partes malas. Preferimos presentar una distorsión a tener que mostrar la realidad. Sin embargo, con ella es diferente, pues fue justo una mala pasada lo que me hizo ver lo grande que era.
La besé en las escaleras de una salida de emergencia. Era una estación de autobuses. Era un lunes. Y la deseaba más que a cualquier otra cosa en el mundo. Poco tiempo más tarde dije que no por miedo a hacernos daño, y nos lo hice y las cosas cambiaron. Pero fue entonces cuando me di cuenta de que hay personas que nos tocan con gestos ínfimos, pequeños, casi invisibles, pero con un valor incalculable. No sé si la amé. No recuerdo porque renuncié a tenerla. Pero ahora llama, y la extraño. Y deseo hacerla reír todos los días, para así borrar cualquier desbarajuste de su vida. Es tarde, y estamos lejos, pero desde el instante en el que dice que necesita hablar conmigo, ella pasa a ser lo primero. Necesito que sea feliz, porque sino me sentiría responsable de su tristeza. Porque gran parte de los mejores momentos de mi vida me los dejé en su azotea, y todas las veces que dijo... "¡Sobrao!"

7 oct. 2011

Come on, let's get high

I have only known to people that have gone high on tobacco. I know it might sound fucking strange, but it is truly possible to be trashed on cigarettes. The first one was a girl I used to know years ago. She would hardly ever drink, not even smoke pot or be stoned. We were a bit drunk when she asked me if I would teach her how to smoke a cigarette as she had never done it. That looked pretty weird to me but I didn't want to sound picky so I rolled her a cigarette and told her how to light it. She went straight to the point and kept on trying to have a puff in the right way that, somehow, like about 15 minutes later, she was totally and deeply high. I can tell she was a bit drunk, but not at all SO drunk as she looked. She started saying too many things too fast I couldn't afford that much information. She was completely stoned. First madly happy, then wildly sad. Every one was looking at her and laughing, till she said she wanted me. Not joking. She really wanted me. You know, when someone tells you that he or she wants you when is absolutely high, you don't take it for real, but you still have that greating feeling of beeing liked by someone. Anyway, it didn't matter at all to me, I was just fucking astonished she was so fucked up. Althoug next morning I was staring at her like "God damn it, you were so fuck up, can you remember anything?". I don't think she could, or maybe she was just too embarassed to ever again tell me something. We kept on being friends and remembering that night when she got totally pissed on cigarettes.

4 oct. 2011

Skins



- We'd be good toghether, do you think?

- No

- Why?

- Because I'll break your heart

- Maybe I break yours...

- Nobody breaks my heart. And, anyway, why would I want that...?

2 oct. 2011

Si me dices "ven" yo lo dejo todo

Acabo de ver uno de esos estúpidos anuncios que me colocan en la página de inicio de mi correo, de esos a los que en general jamás presto atención y que hoy, por tontería, si he mirado. Lo he visto casi de reojo porque estaba cerrando la sesión, pero ponía: "¿Ruptura definitiva?" y una imagen de una pareja, no sé si famosa o conocida o si tan sólo sería otro de esos tests sin sentido y completamente inútiles para ver si tu relación funciona. El caso es que lo he leído y, por estas cosas tan poco lógicas de las asociaciones mentales, y el hecho de estar escuchando If you leave me now de los Chicago en ese preciso instante, me he planteado algo que, sí, me había cruzado la mente, pero no había tenido en cuenta: ¿no es increíble lo frágiles que son las relaciones humanas?

Él insiste en preguntar "¿Qué?" cada vez que se crea el silencio entre nosotros, y yo continúo diciendo "Nada" como si todo fuera tan fácil, como si no me temblaran las rodillas cuando pienso que tanta felicidad no es posible, como si no se me fuera el corazón por la boca cuando noto un mínimo de inestabilidad, como si el simple acto de su sonrisa, o del reposar su mano junto a la mia, o el abrazarme y chincharme y hacerme cosquillas, fueran cosas que puedo llegar a pensar que van a durar para siempre. Pronuncio ese "nada" sabiendo que ahora mismo no hay nada más sublime que amanecer a su lado y contar a besos los miles de lunares que tiene en la espalda mientras aún bosteza. Digo "nada" pensando que no me puedo permitir perder algo así. Algo como él.