8 may. 2011

He aquí un caso sin remedio

Dios sabe qué cojones le hace tan guay.
Ah, sí, que es torpe a no más, y que se aprende las canciones fonéticamente porque no sabe inglés, y que empapela su cuarto con escritura de asociación libre, y que cubrió Murcia de flechas y números, y que estuvo en busca y captura por lo anterior, y que opina que siempre es un buen momento para beber, y que a veces le da por desayunar kikos. Y que le quiero, claro, vaya tontería.

No hay comentarios:

Publicar un comentario