18 may. 2011

Que sea cierto el jamás



Por no saber decir lo que querían decir pero no sabían cómo contar, inventaron un lugar donde ir a gritar, donde deshacerse de esas cosas que hablan por sí mismas envueltas en el silencio de hablar por hablar. Y todo aquello que no querían oír o que necesitaban callar, se transformaba en un aullido contra el mundo. Y gritaban porque no les quedaba otra, porque, conocer las palabras, no necesariamente quiere decir comunicarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario