8 feb. 2012

Dream of paradise

El error no fue suyo. Ni mío. En realidad no hubo error. En el amor, ¿qué es justo y qué no? Esas cosas nunca te las enseñan, siempre toca aprenderlas a base de golpes. Golpes que nos da la vida, quiero decir. Joder, ¿por qué no nos enseñan a diferenciar? ¿Por qué no nos explican que hay sentimientos tan... devastadores? Los consejos solo son una forma de nostalgia, donde miramos al pasado, quitamos las partes malas, y revalorizamos las buenas. Pero, ¿qué es bueno y qué es malo? Eso tampoco nos lo enseñan, aunque creemos haberlo aprendido. Al final todo es tan relativo... manipulable.
El error no existe o, por lo menos, no en el amor. Creer en el fallo es sólo una forma de afrontar un futuro ambiguo y poco prometedor. Es la única manera que tenemos para hacer frente a lo que nunca nos enseñaron: que es la vida, el tiempo, lo que se lo lleva todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario