30 sept. 2010

Quizás.

Quizás no recuerdes aquella noche.
Aunque yo tampoco lo hago con claridad.
Sonaba Love of Lesbian, eso aún permanece en mi memoria.
Debimos repetir "Voy a romper las ventanas" como un millón de veces.

...quizás sí que habla de nosotros. Me refiero a 1999... O tal vez no. Pero siempre me da por pensarlo. Probablemente porque me siento un poco como Santi Balmes. Tan convencido de lo que siente, tan firme ante todo lo que sintió.

Yo tambien quiero romper ventanas.
Yo también quiero entrar en tu vida en silencio, como la brisa que se cuela através de la persiana. Yo también quiero tener derecho a colarme en tus emociones, a formar parte de un pedazo de tí. Yo también quiero poder tumbarme junto a tu cuerpo en la cama y sentir ese calor tibio y sereno.

Dicen que no debo quererte.
Pero, ¿cómo pretenden que niegue algo tan profundo?
¿Cómo pretenden que olvide aquella noche?
Te amaba hondamente, te amaba con ese tramo tan especial de mí.
Como si deseara desvanecerme en un instante.
Casi llegué a creer que tú tambien me amabas, no sé si por ingenuidad o estulticia.
Quizás sí que lo hacías. Quizás lo sentías. Quizás llegaste a dudar.

La música hablaba por nosotros, filtrándose en el corazón, tocando el alma.
¿Porqué...? ¿Porqué siento que no soy capaz de dejarlo atrás? ¿Porqué me duele tanto ese recuerdo? ¿Porqué no me dejas olvidarte? ¿Porqué no me dejas quererte? Doce horas me bastan para sentirme un poco tuya, para sentirte un poco mío. Doce horas y me sobra tiempo para aclarar que no tienes porqué tener miedo.
Quizás eres demasiado cobarde.
Quizás soy demasiado buena.
Quizás, tan solo, me veo capaz de cambiarte.
No, cambiarte no. Mostrarte que puedes dejarte llevar.

No sé, es tarde para el amor, es pronto para locura.
Y, sin embargo, no hago más que pensar en ir a verte.
Ojalá te presentaras algún día por aquí.
Tengo cama para dos y me sobra una almohada.

Ven a gritar como antes...

No hay comentarios:

Publicar un comentario