27 may. 2011

Ahora sí que estamos jodidos

Me ha fallado y no se ha dado cuenta. Y pocas cosas duelen tanto como ver lo cegado que está alguien a quien quieres. "La has jodido", pero no sé decirlo, no quiero tener la culpa de algo que no debería ser mi problema. El dilema es quererle tanto, y perdonarle cualquier cosa. Sobretodo cuando perdonas algo que aún no te han hecho, algo que te harán más adelante y te dolerá de todos modos. No importa cuántas vueltas le hayas dado, o la cantidad de veces que te hayas convencido de algo, a la hora de la verdad, jode, jode igual, jode inlcuso más. Porque has planteado qué puede pasar, pero no has pensado en cómo va a ser tu reacción. Así que te quedas ahí parado, con cara de gilipollas, hundido en tu propia mierda, encajando lo que acaban de decirte, creyendo que, de haber tenido el valor suficiente, ya lo habrías arreglado. Deberíamos saber decir las cosas a tiempo.




¿Alguna vez has mirado en la dirección incorrecta al cruzar la calle y, ¡paf! casi tienes un coche encima? ¿Qué haces? Algo muy estúpido: te quedas paralizado, y la vida entera no desfila ante ti porque estás tan acojonado que no puedes pensar. Te quedas paralizado con cara de estúpido. [...] Para cada acción hay una reacción.

Snatch.

No hay comentarios:

Publicar un comentario