24 may. 2011

Janvier à la plage




Cuando se vuelve de un viaje, todo parece ir más lento. Se siente uno más sereno. Irse, en ocasiones, ayuda a ver mejor la propia existencia. Mirar en qué punto se encuentra. Cuánto camino se ha hecho, a dónde nos dirigimos o por dónde nos estamos perdiendo. Y, sobretodo, si se es feliz. Y cuánto.

1 comentario: