20 jun. 2011

No soy nadie para decirte nada

Me gustaría poder decir que todo sigue igual, que nada de lo fundamental ha cambiado, pero no soy capaz de reconocerte. Te miro pero no veo a la persona que conocí, sino a alguien extraño que ha tomado una decisión que escapa los límites de mi razón. Y me duele, porque me encantaría poder seguirte, animarte a ello, decirte que es lo más adecuado, que de verdad te hará bien... pero no puedo. Conozco demasiado bien la dirección que has tomado y sé que no es el camino. Y me hunde que no seas consciente de ello.

Dicen que la esperanza es lo último que muere, y no es que me hayas perdido, ni siquiera estoy enfadada, tan sólo me quema el espíritu, y me defrauda. Ya no sé que hacer, ya no sé quién eres. Quizás alguien te ha lavado la cabeza, o quizás es tal la desesperación que no logras ver más allá de ese horizonte.

1 comentario:

  1. Es lo único que me hace mirar en otra dirección y creer que ella nunca existió.

    ResponderEliminar