3 nov. 2011

Ayer te vi,

ibas con el pelo mojado.

Te reconocí,
a pesar de lo que has cambiado,
por tu forma de andar
deprisa sin dejar de mirar tus pies
con cara de preocupado.

No consigo entender
porqué me importabas tanto.

Ayer te ví,
en el metro de Noviciado.

Que distinto estás
del recuerdo que has dejado.
El tacto de tu piel
hace tiempo que desapareció
en la oscuridad del pasado.

Ahora sabes que
ya no puedes hacerme daño...


Christina Rosenvige & Nacho Vegas

1 comentario: