7 may. 2012

Como todo cambia

A decir verdad, no recuerdo mucho de mi infancia.
Pero sé que fui feliz.
Y que, entonces, él era el hombre de mi vida. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario