11 may. 2011

A veces te pones inaguantable

- Te echo de menos.
- En realidad, estrictamente hablando, no me echas de menos. Echas de menos el concepto que tienes de mí, la idea que has formado en base a los momentos que hemos compartido. De un modo lógico, echas de menos algo que no existe, por lo que no puedes referirte directamente a mí, sino a "nuestro" pasado. Que, ni siquiera, en el fondo se trata sólo de "tu" pasado, porque formulas la frase desde tu punto de vista, desde tu persona, por lo que no estoy incluida en el sujeto. Sólo soy el objeto en el que reflejas una sensación de algo que no vive en presente.
- Mira que hay carreras, pero justo tenías que escoger la que más me martirizara. Eres retorcida hasta la médula.
- ¡¿Por qué...?!
- Nada, déjalo, que me apetece verte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario